La Fresneda,  Qué ver

El espectacular Santuario de la Virgen de Gracia que alberga La Fresneda

El Santuario de la Virgen de Gracia, conocido como Convent, es un conjunto de edificios del siglo XVIII característico por su gran tamaño y por estar, en parte, excavado en la roca.

Su origen está relacionado con la aparición de una Virgen a una pastorcita de Valjunquera. Cuenta la leyenda que alrededor de 1580 esta se encontró una figura de la Virgen en una cueva del monte y se la llevó a casa. Sin embargo, desapareció para volver al sitio original, dónde la pastorcita decidió levantar la pequeña ermita que se conserva hoy en día en el interior del santuario.

Posteriormente, en 1795, La Fresneda cedió la ermita y el terreno a la Orden de Mínimos de San Francisco de Paula, y se construyó la gran iglesia para acoger la capilla principal. Además, los frailes decidieron levantar junto a este edificio un convento de sillería que comunicaba internamente con la capilla de la Virgen. Se trata del edificio que a día de hoy mejor se conserva. Sus muros son de cantería, cuenta con cuatro alturas y su planta es rectangular.

En cuanto a la iglesia, su interior a penas se conserva, siendo la fachada la que atrae y conquista a turistas y locales. Se mantienen arcos y pilastras de estilo barroco clasicista, y los muros perimetrales, de los que se pudo deducir que el edificio contaba de 3 naves y cabecera recta.

La fachada es lo más espectacular del lugar; una construcción de cantería cuyo inferior se estructura en tres calles de órden jónico, y la parte superior en una única calle de orden corintio que se remata con un frontón triangular.

En 2001, el Gobierno de Aragón declaró el conjunto como Bien de Interés Cultural, siendo así uno de los conventos más destacados de Teruel.

El Santuario de la Virgen de Gracia de la Fresneda se sitúa a 6km de esta, por lo que para llegar hasta él primero tendremos que acudir a la población, aprovechando para visitar sus espectaculares edificios. Una vez en la plaza del Ayuntamiento, nos situaremos de espaldas al mismo, pudiendo divisar un portal. Avanzaremos hasta atravesarlo y giraremos a la izquierda. Ahora solo nos queda continuar por el camino principal y seguir los carteles que nos indican la dirección hacia santuario.

El camino no está en muy buen estado, y es bastante frecuentado por agricultores de la zona, por lo que no recomendamos acudir con coches bastante bajos.

¿Te parece digno de #SABOREAR?

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *